23 abril, 2007

Rossi motero vs Rossi arquitecto

Curiosamente el otro día tras ver el genial Gran Premio en Jerez, recordé que el nombre de Rossi hoy todos lo asociamos a Il Doctor, y ayer con el de Turquía me decidí a hacer esta entrada, y es que Italia ha tenido otros grandes Rossi, entre ellos, el genial arquitecto Aldo Rossi(1932-1997), un excepcional profesional milanés que no debió morir en un accidente de tráfico y que hubiese cambiado mucho la manera de entender la arquitectura en Italia y Europa, con él acabó por fenecer la Tendenza Italiana, a pesar de que figuras de la misma como Giorgio Grassi continúan trabajando, pero de diversa manera, a principios de los 80 este genial milanés influenció en todos, en maestros como Moneo en España, con libros tan sorprendentes como "la Arquitectura de la ciudad", donde expresa lo que para él es la clave de la interpretación correcta de la ciudad, la Arquitectura, como estructura urbana en el espacio. La ciencia urbana, que es como él llama a la urbanística, será el estudio de la ciudad como arquitectura en sí misma. Fue muy sorprendente y criticado por entender la Arquitectura como valor autónomo en una determinada dimensión; y por revalorizar la obra singular y el monumento como elemento fundamental de la historia de la ciudad y de la memoria colectiva. Este es uno de los diversos temas que aborda y que al ser el primero en plantearlo hace que hoy en día no entendamos el porque eso era tan raro, y es que gracias a ese libro hoy en día entendemos la ciudad de una manera diferente, afortunadamente para todos; gracias Rossi. Hay muchas más cosas que debemos agradecerle, así como obras importantísimas como el Teatro de los Mundos(Imag1), unas Viviendas Sociales en Berlín(imag2), el Cementerio de Módena(imag3)o el Centro Torri(imag4), pero eso será en otro momento.

1 comentario:

apariencia publica dijo...

rossi en su texto de autobiografia, dice lo siguiente:

admitia que el desorden de las cosas, si bien limitado y en cierto modo honesto, correspondiese mejor a nuestro estado de animo.

pero detestaba el apresurado desorden que se revela como indiferencia al orden, una especia de obtusidad moral, de bienestar satisfecho, de olvido.

a que podria aspirar en mi oficio?

en verdad a pocas cosas , por que los grandes hechos hanprescrito historicamente

ALDO ROSSI

d-parte
Jose Llano
editor aparienciapublica
www.aparienciapublica.org
http://aparienciapublica.blogspot.com/