23 marzo, 2015

Hotel Mamounia, Marrakech

Uno de los lugares más interesantes para un arquitecto en una ciudad tan relevante para un país como lo es Marrakech, es visitar el Hotel en el que se han alojado las grandes personalidades que la han visitado en el último siglo, suele ser representativo de lo vivido por allí y suele ser una joya arquitectónica con historia y solera. Este es el caso del Hotel Mamounia, inaugurado en 1923.


La visita rápida al mismo fue muy interesante, ya que se trata de un hotel con una entrada majestuosa (imag01) y unos jardines delanteros muy bien cuidados (imag02). Los interiores aunque algo antiguos también están muy bien conservados y para mi sorpresa incluso había una zona expositiva interior donde se mostraba arte moderno. Pero lo más singular y espectacular del hotel es su jardín posterior (imag03), un inmenso oasis de árboles y palmeras, con unos jardines, con naranjos y todo tipo de árboles frutales muy bien cuidados y rodeados de césped donde los clientes pueden encontrar la tranquilidad que la ciudad de Marrakech es dificil que les otorgue.

Un paseo por ellos, asomarse a la piscina y descubrir que allí mismo tiene el hotel su propio huerto urbano fue una gozada. Se trata de un hotel 5 estrellas, que en su web se describe como: Símbolo de ‘Glamour’ y Alta Costura, La Mamounia siempre ha sabido desplegar sus encantos sensoriales con delicadeza y carácter, y seguirá elevando por mucho tiempo la bandera del lujo y el refinamiento al estilo marroquí.

20 marzo, 2015

Visita a Bangkok...( del 20 al 22 Marzo)

No es la primera vez que esta mochila visita Bangkok en Thailandia, pero lo cierto es que cuando lo hice en 2010 al final no tuve tiempo de subir las fotos aqui, asi que espero esta vez volver a hacer alguna entrada ya con fotos de esa ciudad que nunca duerme y que es una de las más interesantes del Sudeste Asiático. Sólo será un fin de semana, pero a buen seguro lo será intenso ya que vamos un grupo de amigos desde Hong Kong.

19 marzo, 2015

Frase del día... (día del padre)

"Padres buenos hay muchos; buenos padres, hay pocos. No es difícil ser un padre bueno; en cambio, no hay nada más difícil que ser un buen padre". Anónimo.

17 marzo, 2015

El aceite de Argán y su producción en Marruecos

La historia de este aceite es cuando menos peculiar. resulta que es un fruto que nace de un árbol, que prácticamente sólo crece en un país del mundo, Marruecos, aunque la wikipedia dice AQUI, que también en algunas zonas de Argelia, más concreto en Tinduf.
El caso es que cuando íbamos de camino a Essaouira el guía empezó a contarnos, que no se conocían sus propiedades hasta hace relativamente poco, porque las cabras de la zona se comían los frutos y la gente sólo encontraba las cáscaras. Al parecer, al ser un árbol con muchos pinchos en sus ramas, los pastores nunca se habían interesado por ellos, pero las cabras si, y de hecho parece que hasta se subían a sus ramas para alimentarse (imag01). Y hoy en día podemos verlas aún encaramadas en mitad de la carretera, aunque es hoy día una atracción turística.

Tras la parada a ver a las cabras, nuestra sorpresa fue saber, que al investigar el fruto se le han encontrado gran cantidad de propiedades beneficiosas para los humanos. El problema que tiene este árbol, es que no sólo no nace fuera de Marruecos, sino que nadie sabe cómo se poliniza ni donde va a nacer, se ha intentado criar y es imposible. Por tanto, todo el aceite que se produce en el mundo se hace en esta zona de Marruecos, y de forma totalmente artesanal. Y el centro que más produce este aceite del mundo (imag02), esta en esta zona, paramos a visitarlo, y lo llevan las mujeres de la región, y lo producen segun se ve en la imagen 03. Tal cual se hacía cuando los bereberes lo usaban para su alimentación. Es por ello que es muy caro y preciado entre los que lo conocen. Es por ello que en 1998 la Unesco declaró esta zona Reserva de la Biosfera, y la forma de producir el aceite es según la Unesco un Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, por sus conocimientos, prácticas y técnicas vinculadas al Argán.

Así que de camino a Essaouira, descubrimos algo muy sorprendente y que desconocia hasta ese momento, otra grata sorpresa a sumar en nuestro viaje a Marruecos.



13 marzo, 2015

Visita a Shanghái... (del 13 al 15 de Marzo)

Una vez más nos toca volver por un fin de semana a China y a la ciudad en la que esta mochila ha vivido durante mas de 4 años.
 Será una visita rápida a ver si todo sigue en su sitio, pero sobretodo para saludar a toda la gente conocida que aún reside allí y que formó parte de muchos de estos viajes y experiencias, tanto viajeras como arquitectónicas.
China cambia a una velocidad increíble, así que a buen seguro hay modificaciones en la ciudad que espero contar por aqui.

11 marzo, 2015

Visita a Essaouira, la costa marroquí

La antigua Mogadur, es hoy en día Essaouira, una curiosa y pintoresca población de la costa marroquí, a la que de nuevo ViajesMarrakech muy acertadamente, nos recomendó visitar en nuestra estancia en Marrakech.
A tan sólo 3.30h de coche de la ciudad Ocre, se encuentra este enclave portuario por el que los portugueses pasaron hace años y en el que dejaron no sólo el rastro de construcciones típicas de su cultura (imag01), como los castillos o fuertes junto al mar para vigilar la llegada de barcos, y cuya construcción esta mochila ya conocía de Brasil.

La zona del puerto fue para mi, sin dudas, la mejor de la visita puesto que allí el tiempo parecía haberse detenido, los pescadores llegaban en barcazas de madera pintadas en color azul oscuro (imag02), pero lo más impresionante fue ver los "astilleros" donde se seguían construyendo barcos a la manera artesanal, con madera, y viendo todas sus costillas, viendo el proceso en los diferentes cascos dispuestos unos al lado de otros(imag03). Sentir el olor de mar, los gritos de los pescadores al llegar y estar viendo esos esqueletos en construcción fue una de las mejores sensaciones.

De vuelta a la pequeña ciudad, la verdad es que todo esta cuidado de una manera muy rudimentaria y simpática, porque por un lado ves que se cuida mucho el color de las construcciones, pero que a pesar de ello hay algunas muy viejas y poco tratadas (imag04), y en cambbio los lugares históricos más conocidos estan restaurandos de manera que atraiga al buen turismo a tomarse algo entre sus paredes y cerca del mar, pero siempre bajo el influjo de las numerosas culturas que han pasado por esas costas (imag05).

La tranquilidad de sus playas llenas de gaviotas, lo bien que comimos en el restaurante recomendado por el guia, y lo pintoresco de sus calles, hicieron que nos sintieramos casi como en Mediterráneo y como en casa. Parecía más una ciudad balneario, que una ajetreada ciudad de costa. Muy agradable y tranquila, una visita que si merece también la pena, para entender mejor esta cultura a medio camino entre el mar y la montaña.

09 marzo, 2015

El 9 de Marzo = 9 años de blog

Hoy es un día muy especial, porque hace exactamente 9 años (2006-2015) empezó esta aventura de hacer un blog y contar a modo de bitácora algunas experiencias vitales.

Creo que tras llegar tan lejos en el tiempo, pocas explicaciones hay que dar más en esta entrada. Eso si, quisiera daros las gracias a todos los que os habeis unido en algún momento a esta mochila buscando información o a los que la seguís desde hace muchos años.

05 marzo, 2015

Valle de Eurika, Marruecos

Como venía diciendo en la entrada anterior, la visita al Valle de Eurika (imag01)  fue una recomendación de ViajesMarrakech, que de nuevo fue todo un acierto.

De camino a las faldas del Atlas paramos a ver el mercado Bereber, y justo antes de entrar en el valle paramos a comer en un restaurante con unas vistas espectaculares sobre las cumbres nevadas del Atlas, y una comida bastante buena. Con sus mesitas exteriores al sol, repusimos fuerzas y energías antes de meternos de lleno en el Valle.

El coche nos llevó paralelos al gélido río hasta una población donde el resto ya lo teníamos que hacer caminando, en todo este viaje, fuimos viendo como las gentes de la zona y los visitantes de Marrakech, se paran a comer a orillas del río en improvisados restaurantes exteriores, que nos hicieron mucha gracia (imag0203), puesto que eran todo mesas y sillas de plástico dispuestas sobre los cantos rodados de la misma orilla del rio a nivel del agua, entre sol y sombra, debía hacer batsnate frío, pero allí estaban todos comiendo. Nosotros subimos hasta lo más alto del valle a ver una mezquita (imag04) en cuya construcción ayudó el gobierno japonés.

Pero fue una elección nuestra no subir hasta el pico más alto del valle, según los locales había que llevar calzado adecuado, abrigo suficiente y estar preparados para una caminata de nivel medio de al menos una hora, puesto que estabamos de vacaciones decidimos no hacerla, pero quién sabe cómo hubiese sido la vista desde lo más alto.
Al final del día y ya de vuelta, pero antes de dejar atrás el valle, el guía nos enseñó una de las pocas casas bereber visitables de la zona, hecha con muros de tapial, y con un molino de agua dentro de la misma para poder tratar el grano que llegaba a sus aposentos. Vive allí una familia, y enseña toda su casa a cambio de una ayuda, la verdad es que fue interesante ver cómo estaba construida, y las condiciones en las que viven, así como un baño termal casero bereber en funcionamiento. Sin duda un dia muy agradable a escasa hora y media de coche de Marrakech, que nos sirvió para conocer un poco mejor la cultura bereber propia de Marruecos.

03 marzo, 2015

Frase del día... (viajar)

“Las personas viajan a destinos distantes para observar, fascinadas, el tipo de gente que ignoran cuando están en casa”. – Dagobert D. Runes

27 febrero, 2015

Mercado Bereber, cerca Marrakech


Otro de los lugares que nos recomendó Nuria de ViajesMarrakech, fue la visita al Valle de Eurika, con chofer-guía, y que dura todo el día, en la próxima entrada lo contaré pero de caminno hacia ese valle, se pasa y hace parada necesaria, en uno de los Mercados Bereber más grande de la zona.

Está situado ya muy cerca de la cordillera del Atlas, y por eso desde la llegada se podían tomar fotos preciosas del río y el inicio del valle (imag01). Todos los puestos del mercado estan ordenados de manera un tanto rudimentaria y situados en el suelo, pero es en esos mercados donde uno se da cuenta de la frugalidad de la zona, de la fertilidad de sus tierras (imag02), y de lo importante que es para esta cultura el encontrarse en estos mercados, intercambiar mercancia, conocerse, adquirir por ejemplo las preformas abovedadas en mimbre, de los baños que se harán en las casas típicas (imag03) con cemento y alguna argamasa local.

También llama mucho la atención la cantidad de burros que hay en la zona, y como en ellos se basa gran parte del transporte de mercancías que llegan al mercado, por tanto, los puestos donde cambiarles las herraduras son habituales (imag04).

Por último, cualquiera de los que va allí a comerciar, necesita cubrir sus necesidades básicas, y vimos desde dentistas de dudosa reputación a peluqueros (imag05) como el que vemos en la imagen que estaba trabajando sin parar en su improvisada peluquería. toda una gran experiencia pasear por este mercado viendo las costumbres que siguen manteniendo.

25 febrero, 2015

Frase del día... (fuera de serie)

"El gran campeón es el que tiene talento. El fuera de serie es el que pone su talento al servicio de los demás". Desconocido. Esta frase va dedicada a una gran campeona que me acompaña siempre, en un día muy especial para ella, porque es una fuera de serie, y me siento muy orgulloso de ella cada día. Felicidades tal día como hoy.

23 febrero, 2015

Los zocos de Marrakech

Pero si la Plaza es algo muy característico de la ciudad, algo no menos importante y por lo que también se conoce a Marrakech, es por los intrincados Zocos que se diseminan a lo largo de todo el centro, y en algunos puntos pequeñas plazas para hacerlos respirar (imag01).
 
Es muy curioso ojear el mapa de Marrakech, ya que sus calles no siguen un orden lógico ni preestablecido, más bien son calles fruto de la evolución de la historia, de las construcciones de la gente y de cosas que no parecen depender de nadie. Todas esas calles discurren entre zonas cubiertas, tiendecitas, terrazas, y pequeños callejones abigarrados con todo tipo de productos en exposición o venta (imag02), o lo que sea. En algún punto de esos callejones, se pueden visitar las zonas de los tinteros de la ciudad, donde dan color a las telas y las dejan a secar a la vista de los visitantes (imag03). Hay que conseguir descubrir cómo llegar a las terrazas desde las que divisar no sólo las telas, sino las cubiertas irregulares que se divisan por toda la ciudad, y entre ellas asoman múltiples minaretes (imag04), mezquitas o incluso cubiertas de baños termales.

Sin duda lo mejor de los zocos es recorrerlos y oler sus especias (imag05), tocar sus productos, saludar a sus gentes, ver los contrastes y colores increibles que hay por todas partes, y descubrir los puntos por donde el sol asoma a los zocos en invierno, y las zonas por done en verano las sombras nos alegran el día. Pasear por los zocos es perderse por zonas laberínticas de la ciudad durante horas, para acabar siempre llegando a una zona donde tomarse un te, o una cerveza, descansar y disfrutar de la vida inacabable de este pueblo bereber que sigue viviendo como antiguamente en una ciudad a caballo entre el siglo 21, el desierto y las montañas del Atlas.

19 febrero, 2015

Año nuevo chino, 2015 el año de la Cabra

Hoy empieza según el calendario chino, el Año de la Cabra, Oveja o similar. Este año celebraremos la entrada del mismo en Hong Kong, ya que para nuetsra desgracia no hay Golden Week de vacaciones aquí, como si ocurre con China. Veremos los fuegos artificiales en la bahía y alguna celebración cantonesa característica más, y sobretodo degustaremos los platos típicos de tan señalada fecha.

16 febrero, 2015

Los Palacios de Marrakech

 Pero a pesar de que visitar la ciudad y descubrirla por nuestra cuenta es relativamente fácil, decidimos que la mejor manera de conocer su historia y sus lugares más característicos, que reflejaban mejor la cultura local, tenía que ser de la mano de una agencia de confianza que nos llevase por esos lugares de manera más eficiente, y esa fue ViajesMarrakech, una agencia turistica en Marrakech gestionada por una española, Nuria y su marido marroquí. El trato fue siempre espectacular y es muy recomendable contar con sus servicios, que siempre son de mucha ayuda, y además son diligentes en prestarlos, en un país donde a veces las prisas no son lo más indicado.

El día que quisimos conocer los palacios, contamos con ellos y uno de sus guías, y nos llevó a visitar los más relevantes: Palacio El Badif (imag01), un lugar precioso hecho en muros de tapial y cuyo patio central es un pulmón para la vista, ya que más al fondo se puede divisar la cordillera del Atlas, y esa imagen desde la ciudad ocre, es maravillosa. También nos llevó al Palacio de Bahia (imag02), donde pasear por cada uno de sus pequeños patios, y ver el maravilloso estado de conservación de los mármoles al exterior, y los artesonados al interior, fue un auténtico deleite para la vista.

Posteriormente el paso por las Tumbas Saadíes (imag03) a través de mercados y zocos siguiendole entre la muchedumbre que compraba por esas zonas más locales de la Kasbah fue una gran experiencia también. Ese día de visita acabó en una de las puertas de la ciudad de mayor tamaño, la de Babganou.

Posteriormente y gracias a los consejos del guía nos pasamos por otro palacio no menos interesante que está por la parte norte del centro, la Madrasa de Ben Youssef (imag04) que de nuevo se conserva maravillosamente gracias a la última restauración y a un gran cuidado por parte del gobierno, es un lujo darse un paseo por ese patio interior, que tanto recuerda a alguno de la Alhambra. En definitiva, la visita a los Palacios es muy recomendable y se puede hacer toda en un día, pero se gana bastante tiempo, si vas con un guía que te evite colas y malentedidos, muchas gracias a Nuria por sus recomendaciones.

12 febrero, 2015

Plaza Djemaa El-Fnaa en Marrakech

El lugar más importante de la ciudad de Marrakech, y el corazón de toda la vida de los habitantes de Marrakech es la inmensa plaza de Djemaa El-Fnaa, muy cerca de la Mezquita de Kutubia, que siempre está presente cuando uno esta en la Plaza.

Lo curioso de la plaza es que cambia mucho del día a la noche, por el día hay pocos puestos (imag01), sólo los de frutas y zumos y poco más, el espacio se deja a los ciudadanos para colonizarla con diferentes actividades como a los encantadores de serpientes, los juegos de golf, los karaokes y guitarristas, y muchas otras actividades curiosas, además está llena de coches de caballos con los que darse una vuelta por la ciudad de manera muy apacible. Pero es por la noche cuando la Plaza se viene arriba y las actividades se multiplican, los puestos de comida empiezan a colonizarla y la gente se divierte comiendo y viendo otras actividades, como por ejemplo (imag02) el juego de poner la anilla en la botella.

Pero lo mejor de la plaza son los puestos de comida, desde puestos para comer caracoles (imag03) que si probamos, o los puestos de carne (imag04) aunque algunos de ellos esten llenos de vísceras, como lenguas, cerebros y demás restos que se ven en la foto, pero hay otros muchos donde se puede degustar muy buena carne de kebab, verduras, pan de pita, y muchos zumos. Es una verdadera maravilla cenar en la plaza una de las noches, aunque otra recomendación es cenar muy cerca de la plaza, como hicimos a la noche siguiente en el restaurante Oscar Progress, fue una gran experiencia, muy buena comida y mejores precios.