25 julio, 2016

Niemeyer y su lago Pampulha sitio cultural Patrimonio de la Humanidad 2016

Aunque la gran noticia de que buena parte de la obra más importante de Le Corbusier ha sido elegida también sitio cultural por la UNESCO 2016, no quiero dejar de nombrar el gran hito que es para la obra de Niemeyer, la arquitectura brasileña, y la relevancia de la arquitectura hecha en América Latina en el siglo XX esta doble mención.

Pero aquí quiero centrarme en el conjunto arquitectónico más bonito y relevante de America, el realizado por Niemeyer en las orillas del lago artificial diseñado por él mismo en el barrio de Pampulha a las afueras de Belo Horizonte, la capital de Minas Gerais.


El conjunto de la "Lagoa de Pampulha".


En la década de los 40 esta ciudad iba a ser el laboratorio de pruebas del tándem más importante para la cultura brasileña del siglo XX, el futuro presidente Kubistchek que en ese momento era gobernador de Minas Gerais y el futuro maestro de la arquitectura moderna americana Niemeyer, que en ese momento era un jóven arquitecto inspirado en el paso de Le Corbusier por Brasil en 1929.

Gracias a este conjunto y a otras obras que hizo en el estado en esos primeros años, Kubistchek le encargó finalmente el proyecto más emblemático de su dilatadísima carrera profesional, la capital de un país, Brasília.

Sería por tanto tan merecido como lo de Le Corbusier que más proyectos de Niemeyer se incluyesen el próximo año en la misma lista, entre ellos me atrevería a nombrar: El Conjunto del Eje Monumental de Brasília (1958-60), el edificio sede de la ONU en Nueva York (1947) de Niemeyer y Le Corbusier juntos, pero también de Niemeyer, debería aparecer en esa lista el Museo de Niteroi (1991), el Ministerio de Educación y Salud de Río de Janeiro (1936), Memorial América Latina, Sao Paulo (1987-89) o la sede de la Editorial Mondadori (1968).

Ahí lo dejo señor@s de la UNESCO.