27 julio, 2015

El Terramilles de Castellón

Uno de los grandes y recientes descubrimientos de esta mochila ha sido conocer uno de los lugares con pesca de mayor calidad de la ciudad de Castellón. Está situado en el lugar más insospechado, junto al agua del puerto del "Grao de Castellón", y frente a los barcos de los pescadores en, su nombre, el Terramilles (imag01).
Es un lugar de lo más básico, y pequeño, unas 15 mesas, que cuando se pasa cerca al pasear la zona, uno quizás nunca se sentaría, porque al estar tan cerca de los barcos de los pescadores, da la sensación de ser más una agrupación pesquera que un lugar público donde poder sentarse.

Pero el Terramilles (imag02), es de lejos, el lugar con mejor género del puerto. El menu no existe, y por tanto en sencillez y simpleza del concepto radica su exclusividad y calidad. Tan sólo cuentan con una pizarra juto a la puerta de la cocina (imag02) en la que escriben al inicio del día sobre las 13.30h todos los productos que acaban de recoger del mar. A medida que la gente los va pidiendo y se van terminando, van tachando en la misma. Si uno llega muy tarde puede que no coma nada, o puede que no consiga sentarse. Los platos van desde sepias, sardinas (que es el plato estrella (imag03)), calamares, atún o Aladroc, Albacora, además de simples pero espectaculares ensaladas. Puntualmente y dependiendo del día hacen fideuás o paellas grandes que se terminan cuando se han pedido todas las raciones y ya no se hacen más.

Por último, la gente del lugar dice que allí se hacen los mejores carajillos de todo Castellón, pero sólo los "fabrican" por el día, no en el turno de noche. Por la noche si uno se presenta allí a las 21.30 a buen seguro no va a poder sentarse. Es mejor si se quiere probar todo llegar bien pronto a uno de los dos turnos, porque cualquiera de las otras tascas cercanas, son de una calidad muy inferior debido a las frituras con las que hacen todo su género.

Lugar muy recomendable a descubrir para cualquier viajero o asistente al conocidísimo FIB de Benicassim, cuyo reciento se encuentra a escasos 15 a 20 minutos de coche del Grao de Castellón.