30 octubre, 2014

Zaha Hadid en Hong Kong

Uno de los últimos edificios contruidos en Hong Kong, por un arquitecto estrella, ha sido la "Torre de la Innovación del Jockey Club" que pertenece al campus de la PolyU para sus estudiantes de la Escuela de Diseño en el barrio de Hung Hom (imag0102). Lógicamente y a la vista de las curvas, es fácil reconocer de quién es el edificio, Zaha Hadid.


Es por ello que, estando de mi lado de la ciudad, merecía la pena hacerle una visita y ver el estado en el que está a escasos 6 meses de su apertura, puesto que ya tenía en su fachada unos sorprendentes andamios de bambú, y es que como cualquier edificio estrella, tiene goteras!

En su exterior el edificio no hace grandes aportaciones a la historia de la arquitectura, puesto que toda su fachada se compone de brise-soleils blancos a diferentes alturas, que protegen del sol y dan cierta privacidad, el edificio comparado con el resto de la ciudad es más bien bajito, y su ondulante fachada le da cierto encanto cuando uno se aproxima a él. La fachada parece estar bien acabada pero es evidente que cuando se ha empezado a usar, "ha hecho aguas". Todo el hormigón que se ve por el exterior está bastante decentemente acabado para lo que suele ser en HK, y sus alrededores en pendiente, son una grata sorpresa, incluso el hormigón curvado de los bajos también.

Donde si es más interesante es en los interiores, muy fluídos y dinámicos, con elementos lineales de iluminación que fluyen entre los falsos techos, suelos y escaleras (imag0304), y que da a todo el espacio un ritmo muy diferente de lo habitual aquí, pero en la linea de Zaha Hadid de la actualidad. La señalética interior es muy interesante también en su diseño, y las zonas de ascensores sorprendentes. Los baños también son fuera de lo común, pero sin ser espectaculares.

En resumen, un interior que visto por partes tiene ciertos detalles de interés, pero que en su conjunto es de un uso muy poco práctico, es por ello que los estudiantes y usuarios se quejan mucho, que muchas de sus aulas están mal distribuidas, y que no siempre los espacios entre aulas en cada planta son tan interesantes como pretenden, ya que lo que nunca faltan son muebles de diseño en ellos. Así que la visita fue como era de suponer, un poco decepcionante, puesto que como siempre con este tipo de arquitectos, prima la belleza y el diseño sobre la funcionalidad y buen uso posterior del mismo.