10 octubre, 2014

Visitar Cadaqués y el Casa Anita

Ciertamente y sin ningún tipo de dudas, Cadaqués es la joya de la corona de la costa del Empordá, de Gerona y quizás hasta de Cataluña entera. Es sin lugar a dudas un pueblo excepcional, el más bonito con diferencia de cuantos hemos visitado en este viaje.

Cualquier descripción de su puerto pesquero y sus callejuelas paralelas al mar se queda corto, pero el pueblo por dentro en sí mismo es una auténtica maravilla. No nos sorprende en absoluto que Dalí lo eligiese como el lugar donde vivir, donde crear, y donde ver el sol el primero que nadie en España, ya que la ventana de su estudio se dirigía al Este en Cadaqués para llevarse el primer rayo de sol. Todo en Cadaqués recuerda a Dalí (imag01) como es lógico puesto que es el más ilustre de sus habitantes. Pero lo que son las vistas que uno va encontrándose mientras camina por sus abigarradas calles (imag02), así como los fondos de perspectiva mientras se pasea por el puerto (imag03) te dejan practicamente mudo. Es una auténtica maravilla para la vista, y lo bien conservado que continua a pesar de que la cantidad de turistas que llega es monstruosa. Lo sorprendente es además su localización, ya que es el único pueblo en el cabo de Creus junto con Puerto de la Selva, y están muy separados uno de otro.

Para llegar desde Figueres, se necesitan unos 30 min de coche por una única, retorcida y sinuosa nacional de un sólo carril, que hace que uno se de cuenta de la inmensa peregrinación de gente que llega allí cada día. Pero si hay algo por lo que recordaremos siempre con gusto a este pueblo entrañable, es por la cena que degustamos en el que probablemente sea el mejor restaurante de Cadaqués, que frecuentó dalí, y en el que hoy en día es casi imposible encontrar un lugar, Casa Anita (imag04).

Uno sabe cómo entra allí y no sabe como va a salir, todo puede suceder, es entrar y dejarse llevar por los consejos de la familia que lo regenta, que te aconseja todo y no te deja elegir nada. Es una auténtica maravilla. Reservar mesa no es fácil, y hay que pedirla con tiempo, pero si se consigue es un auténtico lujazo. Es por ello que quiero dedicar esta entrada a la persona que me aconsejó que lo probásemos, es un seguidor de este blog y espero que lo vea, Javi S., va por ti!. Y si no lo ve pronto, que se lo diga Paco que es mejor seguidor aún y se conocen ;)