28 diciembre, 2015

Visitar el Palacio de Rundale en Letonia

En un viaje como el que hicimos por los Bálticos, uno de esos lugares que hay que conocer y visitar si o si, cuando se recorre este país es el increíble Palacio de Rundale, en la zona sur del país, cuando uno ya se va de camino a Lituania por la carretera principal.

Hay que desviarse unos 45 minutos al Este de la ruta para llegar a ver un Palacio increíble, por lo descomunal y por lo aislado (imag01). Se trata de un palacio estilo francés con unos jardines inmensos (imag02) rodeandole al estilo francés. Se crea de manera geométrica diferentes espacios temáticos, como por ejemplo el rincón de Asia, zonas de laberintos (imag03), y todos ellos con plantas, arboles y arbustos de todo tipo. En Agosto es un placer verlo, porque mucha de su vegetación está en su mejor momento, todo el jardín queda rodeado por un foso de agua que lo aisla (imag04).

La visita a los jardines se puede hacer por separado del interior del palacio, con entradas diferentes, y eso lo aprovechamos, para sólo pasear por sus exteriores, ya que hacía un dia excepcional. Esa visita exterior ya te lleva casi una hora y la interior no menos de hora y media.

Llegar hasta allí en coche no es complicado pero las señalizaciones no son precisamente claras. Además cuando lo buscas en los mapas, no siempre aparece, y hay mucha información contradictoria, hay que buscarlo segun el mapa por Pilsrundale en la carretera P103 entre Meitene y Bauska. Desde allí a la frontera con Lituania hay ya muy pocos kilómetros, y a tan sólo media hora de coche desde que te incorporas a la carretera principal de nuevo, la A8, en tan sólo media hora más llegas al mítico Monte de las Cruces, que contaré en la próxima entrada.

Cabe reseñar que esta visita la hicimos gracias a la recomendación final por Twitter de Astrid Klisans, que respondió a nuestras dudas, ya que unos días antes ella, había estado precisamente por allí, y acababa de escribir una entrada en su blog personal del Hola, AQUI, fue muy amable con esta mochila, y nos dió más detalles que nos vinieron muy bien para decidirnos a pasar por allí a verlo, gracias desde este rincón de la blogosfera.