12 mayo, 2016

Olivos milenarios españoles en Dubai

A raíz de escuchar del reciente estreno de la película "El Olivo" de Icíar Bollaín, he recordado que aquí en Dubai y en los Emiratos Árabes Unidos en particular, ha sido el país donde más olivos he visto trasplantados de cuántos países he visitado. Y eso que he estado bastante tiempo en Alemania, donde no vi ninguno.

Y es que resulta que los olivos, son para la cultura árabe algo muy especial, ya que consideran que fueron sus antepasados los que los plantaron en España. Es por esta razón por lo que los aprecian mucho, debido a su gran valor histórico y sentimental, que tienen para su cultura. En esta zona del mundo han logrado traer cientos de ejemplares de todo tipo, y están expuestos en muchos lugares de esta ciudad tan dada a las excentricidades.

Uno de esos lugares extraños en los que pude ver un buen número de olivos centenarios españoles (imag01) fue en una visita a las "Islas del Mundo", el proyecto de islas artificiales frente a las costas de Dubai. En concreto en las islas de Europa, tienen en medio de la nada (porque aún no hay nada construído) más de 15 olivos españoles expuestos a las altas temperaturas de esta zona del mundo y sólo protegidos por algunas redes y con un riego por goteo continuo.

Pero lo más sorprendente de la visita fue constatar que el árbol principal que allí tienen (imag02) es un olivo que decían era casi milenario, que fue plantado durante el periodo de ocupación árabe de la península ibérica, y que hoy en día está aquí para atraer a inversores locales a estas sorprendentes islas. Además se dice siempre al visitarlo, que muchos árabes que van con intención de invertir en las islas, que cuando se dan cuenta que parte del proyecto es tener allí un olivo de sus antepasados, no dudan ni por un instante que es allí donde deben invertir.

La verdad es que llama mucho la atención el sistema de riego (imag03) como atando las raíces, que tiene un árbol tan importante y relevante para esta cultura. También es extraño tenerlo sobre un terreno de arena de playa, y con todas sus raíces expuestas al sol. No se si es malo o peor, pero lo que es una realidad es que allí va a estar este próximo verano del Golfo, soportando temperaturas inhumanas, y es una joya de nuestra historia que, como se cuenta en la película que no he visto, casi seguro la hemos malvendido en algún momento de debilidad cultural, por no decir algo peor. Una pena.