17 enero, 2007

Visitar Venecia

De nuevo tras una escapada hace unas semanas, por fin tengo tiempo de publicar algo acerca de esa tremenda ciudad, la de los canales, la de la marea alta y baja, en la que ya había estado un par de veces, y que sólo esta vez entendí un poco más, es una ciudad con un encanto especial, con puestas de sol increíbles (foto) es una trampa también, es una maravilla ilógica, es un conjunto de circunstancias, es un icono, es única, es incomparable, y en ella siempre ocurren cosas a pesar de que cuando estás allí el tiempo se para. La manera más económica de llegar desde España, sin llevar mucho equipaje suele ser la opcion de Ryanair, en mi caso hasta Milano_Bérgamo, posteriormente la mejor vía es el autobus desde el aeropuerto hasta Brescia por 10€, aunque caro te ahorra el quebradero de cabeza de la conexión en tren desde Bergamo a Brescia, que no es de las mejores y el precio es similar, horario asequible de ese bus, desde el aeropuerto 8.30, 11.15, 16.00, 18.15, 21.45. En el sentido contrario para volver de Brescia al aeropuerto es 6.15, 9.45, 16.00, 17.15 y 19.40. Las conexiones en intercitys ya son bastante asequibles a Venezia y comunes, de precio 15€ la ida, y llegas a la fantástica salida de la Terminal de Santa Luzia en Venezia, lo que más sobrecoge al llegar es la vista del Gran Canal frente a ti, la gran cúpula y la curiosa parada de los vaporettos que salen por el módico precio de 5€, un robo, así que lo mejor es callejear por una ciudad espectacular, que además en las fechas navideñas está decorada maravillosamente, las calles, los escaparates, etc... también en esta época muchas tiendas preparan sus escaparates para el carnaval(foto), cuyas paradas de máscaras están por todas las plazas y calles, tomarse un Spritz en alguno de los campos(plazas) de la ciudad, junto al Rialto, y en algún que otro rincón interesante; es una maravilla poder perderse por la ciudad que es un auténtico laberinto, es bueno llevar un mapa aunque de vez en cuando hay carteles pintados en las paredes (foto) indicando direcciones, ver la Piazza San Marco inundándose, ver la marea muy baja, con las barcas dando sus últimas bocanadas, con los cimientos de los edificios desnudos, con los gondoleros trabajando a menos ritmo por el frío, con las copas de champagne en San Marco el día de fin de año mientras se ve el castillo de fuegos artificiales, con el Arsenal siempre exponiendo alguna cosa, con la feria para niños junto a la dársena frente a la Giudecca y la Iglesia de Palladio, éstas y muchas otras cosas son algunos de los encantos de una ciudad que te entrampa porque te atrapa, y pierdes la noción del tiempo, de lo caro o lo barato, de lo mediocre porque todo es suntuoso, de lo normal porque todo es abrumadoramente extraordinario, de lo casual porque todo tiene un porqué de estar allí, de la realidad porque todo parece irreal, en fin, un lugar ideal que visitar y dedicarle unos días a perderse y dejar pasar el tiempo a ser posible en buena compañía...

1 comentario:

Susana y otra perspectiva dijo...

Muy bonito. Pero....¿dónde tea alojaste? porque parece todo caríiiisimo!!!!. Me podrás dar alguna pista?. Gracias